Pueblos, Rostros y Miradas”

Expresiones para abrigar Nuevos Amaneceres

El caminar cotidiano con la comunidad me permite esbozar y matizar una propuesta que busca destacar aquellos signos de vida presentes en la gente y que abundan por todo lado, como la alegría, los afectos, el sentido comunitario, el amor por la naturaleza, pero en especial los anhelos infinitos de establecer modelos de vida digna basados en la justicia social.

El conjunto de las obras expresan entonces el sueño de otro mundo mejor que también significa un lugar para la ternura, la espiritualidad, una forma diferente y respetuosa de relacionarse con la creación y con todos los seres que la habitan. Esta propuesta nace en el Cauca dentro de un contexto social, étnico y cultural que hoy tiene mucho que proponer al país.

Se hace énfasis en los gestos, expresiones y simbologías propias que nos invitan a indagar, a desentrañar los diferentes mensajes y códigos en un afán permanente de establecer múltiples diálogos para interpretarlos y entenderlos en su trasfondo particular.

Pigmentos mezclados con el sudor del trasegar constante de un pueblo desobediente que camina duras jornadas al calor del sol o mojado por la lluvia, para expresar su histórica inconformidad con valentía y coraje y con voces de trueno espantar la marginación y el olvido.

Retazos de pueblos irreverentes y rebeldes, rostros marcados por muchos soles con las huellas imborrables del tiempo, ojos que esconden tristezas y nostalgias pero que irradian destellos de alegría y esperanza con la “mirada que mira y siembra futuro”, palabra que anda y abre nuevos horizontes.